Sobre la multa a Rita Maestre

18/03/2016

Religió

Hace años visité el museo minero de Escucha, un pueblo de Teruel que se encuentra en medio de una comarca deprimida y despoblada. La naturaleza allí es bella, pero las calles parecen el decorado de un The Walking Dead a la española. Es la consecuencia de años de éxodo tras el hundimiento de la industria minera.

Justamente por ello, uno de los últimos cartuchos que le quedan por quemar a las Cuencas Mineras es el del turismo de urbanitas como yo que, sorprendidos, alucinan con las condiciones increíblemente duras del trabajo. Venimos de un entorno en el cual un mal día es que te duela la cabeza en la oficina o perder el autobús bajo la lluvia, y nos tropezamos con máquinas de 25 kilos que había que aguantar durante horas, condiciones asfixiantes, claustrofobia, fugas de gases peligrosos y derrumbes sin aviso. Aún convertido en un parque temático en miniatura, impresiona.

Sin embargo, una de las cosas que más me impactó es que se multase la blasfemia. En una jornada laboral repleta de tropezones, pisadas, golpes, arañazos y contusiones, blasfemar –o quejarse, simplemente- debería ser algo natural, consentido: al fin y al cabo, el infierno no debe de ser muy distinto de una mina a pleno rendimiento. Pero no: la guía, hija y nieta de mineros, nos contaba cómo por cada blasfemia debían poner una moneda en un bote. Dios allí bajo ni estaba ni se le esperaba –si exceptuamos una pequeña imagen en una oquedad-, pero parecía sentirse ofendido más por las palabras que por las terribles condiciones laborales de los que allí pasaban la mitad del día.

Leo que han impuesto una multa a Rita Maestre por cometer un delito contra los sentimientos religiosos, y me pregunto si aún estamos en una mina de carbón en 1960, sin saberlo. Y la única forma de saltar hasta el presente, de avanzar definitivamente, no es negar que se ofende, sino defender la ofensa, su vigencia y necesidad en una sociedad moderna. Es entender que los cristianos y los jerarcas de la iglesia pueden –deben- sentirse ofendidos, pero que ello no resta un ápice de validez a la crítica y a la repulsa de la existencia de una capilla en una universidad pública. Es negarse a pagar veinticinco céntimos por maldecir cuando se te ha caído el pico en el pie.

La blasfemia puede ser estúpida, cruel, soez, innecesaria o simplemente banal, pero eso no afecta al derecho de blasfemar. La multa a Rita Maestre, independientemente de sus intentos de suavizar su acción (algo entendible a nivel judicial y humano), nos la han puesto a todos.

Para acabar, dos textos imprescindibles. El primero, de @El__Yayo en Medium: “No molestes

“No podemos controlar lo que le resulta ofensivo a otros, y esos otros deben entender que la ofensa sólo está en sus ojos.”

El segundo, de Ross Douthat en el New York Times: “The Blasphemy We Need

“The right to blaspheme (and otherwise give offense) is essential to the liberal order.”

Anuncis
, ,

About Andreu Escrivà

Ecòleg i ecologista, que no és el mateix. Sóc -això diuen- ambientòleg i Doctor en Biodiversitat. M'agrada -i molt- la política, i per això escric este blog. Tracte de parlar del que sé, pregunte molt, punxe a propòsit i aprenc constantment. I en això estem.

Mostra totes les entrades de Andreu Escrivà

Subscriure's

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

One Comment a “Sobre la multa a Rita Maestre”

  1. Yoanna Ferrer Arroyo Says:

    Discrepo..era evidente que queria ofender..las amenazas contra la iglesia eran claras..
    No hubiese sido lo mismo si hubiese ejercido su derecho a manifestarse fuera de la capilla..
    No todo vale..sin más.
    El respeto es básico en democracia..
    Si ud no es capaz de entenderlo..no significa que ud tenga porque si la razón.
    Podria decirme ud si hay algo que le ofende?
    Gracias

    Resposta

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: